Carlos Gutiérrez, apicultor (parte 1)

Escrito por ohdelicias 05-12-2013 en Entrevistas. Comentarios (0)

Siempre me llamó la atención el mundo de las abejas y la apicultura, una sociedad de insectos trabajadores, organizados, incansables...donde dentro del aparente desorden de una colmena, hay un orden y un criterio increíble. Quién no se ha preguntado nunca ¿cómo hacen las abejas la miel?,¿cómo es posible que estos pequeños insectos consigan recolectar polen, propóleos o jalea real?, la contestación a estas preguntas y otras muchas, es lo que te hace querer aprender el misterio de la apicultura. En una colmena, cada clase de abeja (reina, zánganos, obreras, nodrizas, etc.) tiene una labor que realizar y la realizan a la perfección. Una organización en la que una trabaja para todas y todas para una.

Guiado por esta curiosidad y ayudado por mi suegro, que tenía alguna colmena, fue como empecé en el mundillo de la apicultura.

¿Cuál es la diferencia básica entre las avispas y las abejas?

La diferencia más básica entre avispa y abeja quizás sea la visual; la avispa tiene el cuerpo delgado y estrechado en la cintura, y con sensación de brillantez, mientras que la abeja tiene el cuerpo más "gordo" y peludo, y más oscuro. En cuanto a la alimentación, las abejas se alimentan de néctar y polen de las flores, en cambio, las avispas son muy depredadoras, comen otros insectos (moscas, orugas, etc..).Pero la mayor diferencia es la forma de defenderse; las abejas, cuando pican, clavan un aguijón (en forma de anzuelo) con veneno, situado al final de su aparato digestivo, el cual se desprende parte de él unido al aguijón y la abeja MUERE, por el contrario la avispa NO MUERE por picar.